Caché inmutable

La caché de ficheros estáticos es uno de los elementos más importantes a la hora de gestionar una buena caché, sobre todo de aquellos ficheros que se pueden considerar inmutables.

En general un fichero inmutable es el que no cambia, y esto no siempre ocurre. Para empezar sí que podríamos plantear que en un WordPress los ficheros Media que subimos al panel son inmutables, ya que al subir un fichero nuevo se generará una URL nueva, y que esa URL no cambiará nunca. Hablo de ficheros de imágenes, PDF y similares.

Para estos casos deberíamos configurar la cabecera de caché con el tiempo que definamos, y con una etiqueta concreta:

Cache-Control: public, max-age=86400, immutable

Hay que tener en cuenta que no todos los navegadores soportan esta cabecera, pero si no la soportan y está, no pasa nada porque es ignorada. Puedes ver una referencia de dónde está soportado.

El caso más útil para este tipo de caché, además de los casos anteriores, es el de las URL Fingerprinted, que son aquellas URL que pueden variar, pero que en ese caso concreto, su contenido siempre es el mismo. Un ejemplo son las URL de caché de CSS o JS que generan muchos sistemas de «optimización», creando ficheros del estilo a

style.abc123.css

Este fichero lleva un sistema de control (la parte de abc123) que hace que ese contenido sea único, y que si el contenido del fichero cambia, el nombre del fichero también lo haga.

Esto ayudaría a que sistemas de caché permitan crear URL inmutables.

Deja un comentario